La oportuna carambola del SAT

Mis queridxs informales, ¿ya listos para disfrutar del puente? Ahora resulta que todos somos muuuuy constitucionales, ¿no? ja

Bueno, como sea.  Hay que tomarles la palabra y ¡darle alegría al cuerpo!

Esta semana me quedé con el ojo cuadrado con la nota que compartimos en Hablemos de Dinero de que por una alineación de los astros resulta que bajará la tasa del Impuesto Sobre la Renta (ISR) que pagamos los trabajadores al fisco.

Es por lo menos inusual que nos den este tipo de noticias, cuando la mayoría de las veces más bien nos anuncian que han encontrado nuevas y sofisticadas formas para erosionar nuestro gasto con más tributos (que útil palabra).

Pero esta vez, sin quererlo –quiero pensar- la carambola cayó en un momento muy oportuno para congraciarse con el respetable: las campañas electorales.

Y es que si bien la reducción está contemplada en la ley para aplicarse cuando la inflación supera  el 10%, o sea independientemente de los vaivenes políticos, la Secretaría de Hacienda –último empleo del precandidato Meade- salió muy diligente a anunciar el balsámico mecanismo que se traducirá en billetes contantes y sonantes en las carteras lxs mexicanxs (y extranjerxs que cobren en México).

No descarten, mis informales, que en las próximas semanas haya más anuncios espectaculares de apoyos en efe y en especie de los gobiernos de todos los colores y sabores para hacerse de las simpatías de los votantes.

No he hecho cuentas, ni sé si me toque el beneficio; en una de esas como pasa con los aumentos al salario mínimo, posiblemente se traducirá en algo más simbólico que otra cosa, pero mientras tanto me hago ilusiones de que este año pagaré menos impuestos y en una de esas con el ahorro me alcanza para unas buenas micheladas para disfrutar del puente. ¡¡Saluuuud!!

¿Te gustó este post?

0 puntos
Upvote Downvote

Total votes: 0

Upvotes: 0

Upvotes percentage: 0.000000%

Downvotes: 0

Downvotes percentage: 0.000000%

El Informal

Escrito por El Informal

Yo no tengo tantos títulos. Soy como cualquiera de ustedes, un ciudadano promedio con aspiraciones, con días buenos y días malos, que desconfía del gobierno porque siempre nos quiere chingar, de los bancos que sólo no prestan y sólo nos quieren bolsear, de las aseguradoras que nunca pagan, de las afores que se juegan la lana de los trabajadores en las apuestas de la bolsa (aunque yo ni cuenta tenga).
Sé que para cambiar a nuestro querido México se debe empezar por uno mismo y aunque estoy en contra de la fracesita “el que no transa, no avanza”, no puedo negar que si puedo, busco la forma de evitar la molestia de pagar impuestos, multas y otras linduras de esas que sólo benefician al gobierno y las grandes empresas.
Soy al final de cuentas El Informal, un mexicano como tú, soy un poco tú.
El que esté libre de informalidades, que lance el primer tuitazo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

El “touchdown” de consumo en el Super Bowl

¿Quieres tomar un crédito nuevo?